Si nos decidimos a cambiar los halógenos, también conocidos como ojos de buey, por LED no enfrentamos a varias disyuntivas que debemos afrontar: ¿Cambiamos solo la bombilla o la luminaria completa? Si nos decidimos a cambiar solamente las bombillas, ¿es mejor seguir usando las de tipo G5.3 o MR16 o nos pasamos a las GU10? En este caso, hablaremos de las opciones que tenemos cuando vamos a reemplazar solo las bombillas.

¿Por qué hay que reemplazar los halógenos por LED?

Desde el 1 de septiembre de 2018, la fabricación de bombillas halógenas está prohibida en la Unión Europea y, una vez agotado el stock de bombillas disponible, este tipo de focos que han sido tan populares en los últimos años, ya no van a estar a la venta. Llega el momento de buscar una alternativa y la más beneficiosa de ellas es la iluminación LED.

La iluminación LED es muy eficiente y no contiene sustancias como el mercurio muy presente en los fluorescentes de bajo consumo. Si nos decidimos a cambiar los halógenos por LED manteniendo la lámpara tenemos dos opciones para el cambio: las bombillas MR16 y las GU10.

Cambiar las bombillas halógenas por LED MR16

El proceso de sustitución es tan sencillo como quitar una bombilla y poner la otra. Pero como la mayoría de las soluciones fáciles, presenta más inconvenientes que ventajas.

Conservar los transformadores de 12V no es recomendable cuando cambiamos los halógenos por bombillas LED.

Seguimos dependiendo del transformador y este consume energía, genera calor y un ligero sonido que con el tiempo se va escuchando más alto, llegando a ser muy molesto. A su vez, al ser la carga de los LEDs mucho menor a la de los halógenos, puede que las nuevas bombillas no funcionen correctamente.

Sustituir los halógenos por bombillas LED GU10

En este caso el cambio requiere un poco más de trabajo. Tenemos que quitar los transformadores, reemplazar los portalámparas y colocar la nuevas bombillas GU10 de bajo consumo. De este modo, optimizamos al máximo el consumo de la instalación, eliminamos por completo los zumbidos y nos aseguramos de que la nueva iluminación funcione perfectamente.

Cabe señalar que si nos decidimos por esta última opción dispondremos de un rango de bombillas más amplio. Esto nos permitirá seleccionar la luz que mejor se adapte a nuestras necesidades.

La lámpara LED GU10 es muy económica

La lámpara LED GU10 es muy económica

Sustituir bombilla halógena lineal por LED

Si lo que queremos es actualizar las típicas bombillas lineales, muy comunes por ejemplo en lámparas de pie, como las R7S, tenemos que fijarnos en la longitud de las mismas. A menos que cambiemos también el portalámparas (si la propia lámpara lo permite) solo podemos poner bombillas de la misma longitud que las actuales, al igual que ocurre al cambiar tubos fluorescentes por unos de LED.

Un cambio que merece la pena

Si tenemos en cuenta la diferencia de consumo de los halógenos y su transformador respecto a los LED, el cambio ya nos sale muy rentable. Tomemos por ejemplo una estancia con cuatro halógenos, los típicos de 50W, instalados. En este caso el consumo del conjunto bombilla-transformador es de unos 65W que suponen 260W en total. Podemos cambiar estos halógenos por LED GU10 de 7W, que tendrán un rendimiento similar, y reducir el consumo hasta los 28W.

Al cambiar 4 bombillas halógenas de 50W por una de LED de 7W, recuperamos la inversión en menos de 100 días.

Si consideramos un precio por kW de 0.15 € y un encendido de 8 horas al día, el ahorro anual se sitúa en los 75€ sin contar el transformador, si lo tenemos en cuenta el ahorro asciende hasta los 100€ anuales. Puedes hacer el cálculo usando la calculadora de ahorro de nuestra web. Además, si consideramos que las cuatro bombillas suponen un desembolso de apenas 20€, recuperamos la inversión antes de los cuatro primeros meses.

Nuestra calculadora del ahorro

Si el incentivo económico no es suficiente, tengamos en consideración que al eliminar el transformador nos libramos del molesto zumbido que estos aparatos producen y que llega a ser muy estresante. Finalmente, es interesante señalar que disponer de luces LED en verano, sobre todo en zonas calurosas, es muy recomendable ya que como apenas emiten calor nos harán el periodo estival más soportable.

Ya no hay excusas para pagar de más en la factura de la luz. Empieza a disfrutar de una iluminación de calidad, eficiente, ecológica y libre de ruidos molestos.