Las bombillas LED regulables nos permiten jugar con la potencia de la luz emitida creando ambientes diferentes, al cambiar la apariencia visual y el estado de ánimo que transmite el  espacio. En importante resaltar que además de la propia bombilla necesitamos un dimmer (regulador) para poder ajustar la intensidad de luz. Asimismo, existen productos para poder controlar el tono de la luz, lo que nos permitirá crear una atmósfera perfecta en el hogar.

En nuestra tienda online de iluminación EfectoLED disponemos de controladores dimmer especialmente diseñados para la iluminación LED.

Regulador LED Triac 300W con mando a distancia

Regulador LED Triac 300W con mando a distancia

Es aconsejable no comprar las bombillas LED regulables sin antes seleccionar un regulador adecuado. De este modo, ya conoceremos la carga máxima que soporta el regulador y elegiremos la potencia de las bombillas de acuerdo con este valor.

Repartir las bombillas de una estancia entre más de un dimmer nos proporciona un mayor control, permitiéndonos ajustar los niveles de luz por zonas y crear un espacio multifuncional.

Las bombillas que funcionan con electricidad continua de forma nativa siempre son regulables. Por su parte, las bombillas que llevan un driver para convertir la electricidad alterna, como los LEDs, se han de fabricar expresamente para que se puedan regular. En caso contrario podemos tener problemas de parpadeo, de regulación incorrecta o incluso dañar las propias bombillas.

Ventajas de las bombillas LED regulables

Al optar por la iluminación regulable, es evidente que conseguimos mejorar el confort de cualquier espacio, ya que siempre tendremos disponible la luz justa para la actividad que estemos realizando.

Por otro lado, cuando estamos utilizando las bombillas LED regulables por debajo de su intensidad máxima estamos reduciendo el consumo eléctrico. Por ejemplo, si tenemos diez bombillas de 7W funcionando al 50% el consumo no sería de 70W, sino de unos 56W. Es decir, ahorramos el 40% de la potencia regulada. Además, una luminaria que está trabajando por debajo de su potencia nominal dura más tiempo y así se reducen los costes de reposición.

Mis nuevas bombillas parpadean o no se pueden regular, ¿por qué?

Estos problemas son muy comunes cuando decidimos actualizar nuestras lámparas regulables por unas de LED, pero no consideramos renovar el resto de la instalación. Para evitar cualquiera de estos problemas es muy recomendable cambiar no sólo las bombillas, sino también el regulador y eliminar, si existe, el transformador de 12V y optar por luminarias que funcionen directamente a 220V.

El parpadeo es algo inherente a la combinación de la fuente de luz y la electrónica que lleva asociada. Incluso las tradicionales bombillas incandescentes presentan cierto parpadeo o flicker cuando la tensión de alimentación pasa por 0V, y esto ocurre hasta 120 veces por segundo. En este caso, el tiempo que transcurre no es suficiente para que se enfríe el filamento y deje de alumbrar. Pero con la iluminación LED unos pocos microsegundos son suficiente para que se apague por completo.

Esto ocurre principalmente por dos motivos. El primero es por la propia carga mínima del regulador que puede ser demasiado elevada para que “detecte” correctamente las bombillas, sobre todo cuando regulamos por debajo del 50% de intensidad. También puede ocurrir que nunca podamos bajar la intensidad de luz debajo de un determinado umbral debido a la poca carga que tenemos con las bombillas LED regulables.

El segundo motivo y el más común es la incompatibilidad del dimmer con las luminarias LED. Esto ocurre sobre todo al actualizar solamente las bombillas, dejando el controlador existente. De hecho, si el regulador preexistente funciona por pulsos puede llegar a dañar el driver interno de las bombillas LED regulables, dejándolas inservibles.

En EfectoLED disponemos de reguladores, bombillas, plafones y placas regulables que se adaptarán perfectamente a nuestras necesidades y nos permitirán crear una infinidad de ambientes.