Como todos sabemos, la energía solar es una energía renovable que se obtiene de la radiación solar.

En esta ocasión repasaremos brevemente las diferentes alternativas tecnológicas que se engloban dentro la energía solar, en especial la térmica y la fotovoltaica, y veremos sus principales usos.

Diagrama energía solar fotovoltaica

¿Qué es la energía solar?

Tal y como comentábamos al principio del artículo, la energía solar es un tipo de energía renovable que aprovecha el campo electromagnético oscilante irradiado por el Sol. Aunque el ser humano ha utilizado la energía del Sol desde siempre, en la actualidad se aprovecha de dos formas principales: calor y electricidad.

Principales tipos de energía solar

Las principales formas de aprovechar este tipo de energía son:

  • Energía solar térmica: Se emplea para producir agua caliente sanitaria y en calefacción.
  • Energía solar fotovoltaica: Produce electricidad mediante placas solares.
  • Energía eólico solar: Se hace subir el aire por una chimenea donde hay generadores.
  • Energía termosolar de concentración: Produce electricidad a partir de un fluido calentado a alta temperatura.

Central termosolar

Podemos hacer una clasificación también en función de si, para aprovechar, transformar y/o almacenar el calor generado por el Sol, se requieren medios mecánicos o eléctricos que necesitan un aporte externo de energía.

En este último caso podemos distinguir entre energía solar pasiva y energía solar activa.

Energía solar térmica

La energía termosolar se utiliza principalmente para cocinar alimentos, para producir agua caliente de uso sanitario y calefacción o para producir energía mecánica y, en última instancia, transformarla en electricidad.

Una aplicación más curiosa es la de los sistemas de refrigeración por absorción. Estos sistemas son capaces de producir frío utilizando calor en lugar de electricidad.

Agua caliente sanitaria

El agua caliente sanitaria (ACS) es una de las principales aplicaciones de la energía solar térmica. De hecho, en muchos países incluido España, es obligatorio disponer de este tipo de instalaciones solares en los edificios (de nueva construcción o rehabilitados) que hacen uso del ACS.

Energía solar térmica

Energía solar fotovoltaica

También es la más extendida para la producción de electricidad y, de nuevo, el Código Técnico de Edificación (CTE) establece la obligatoriedad para edificios de determinados usos y a partir de determinadas dimensiones.

Uso Dimensiones
Centros comerciales/Ocio 3000 m2 construidos
Administrativos 4000 m2 construidos
Hipermercados 5000 m2 construidos
Almacenes 10000 m2 construidos
Recintos feriales (Pabellones) 10000 m2 construidos
Hoteles/Hostales 100 plazas
Hospitales/Clínicas 100 camas

La producción mundial fotovoltaica ya es suficiente para cubrir entre un 3.5% y un 7% la demanda de electricidad. En algunos países como Alemania, España, Italia o Reino Unido llega a alcanzar el 10% de la producción. En 2015 ya suponía un total de casi 184 TWh. Si quieres saber más sobre cómo se consigue transformar la luz del sol en electricidad y sus principales aplicaciones puedes leer nuestro artículo detallado sobre la energía solar fotovoltaica.

Planta fotovoltaica

La energía solar en España

España es uno de los países con más horas de Sol de la Europa. A finales de los años 2000 y tras un periodo donde la legislación era realmente favorable hacía las energías renovables España era uno de los países con mayor producción de energía solar fotovoltaica del mundo.

En 2008 se instalaron la friolera de 2708 MW, alcanzando ya en 2014 los 4672 MW. A su vez, la producción total de energía solar, no solo fotovoltaica, se situaba en casi 7000 MW.

Como hemos visto, la energía solar es realmente versátil y cuenta con un potencial enorme. Su papel para eliminar la dependencia de los combustibles fósiles es clave, pero aun así es primer paso que debemos dar es consumir la energía de forma responsable y eficiente.