¿Qué es el autoconsumo eléctrico?

De forma técnica, el autoconsumo se da cuando uno o varios consumidores de energía eléctrica consumen la energía proveniente de instalaciones de producción próximas a las de consumo y asociadas a los mismos.

Dicho de otro modo, hablamos de autoconsumo cuando el consumidor utiliza la energía que genera el mismo. Un ejemplo de esto sería una vivienda con una instalación de paneles solares fotovoltaicos en el tejado.

Modalidades de autoconsumo

Existen dos modalidades de autoconsumo eléctrico en función de cómo se gestione el excedente de energía generado:

  • Autoconsumo sin excedentes: Se da cuando los dispositivos físicos instalados impiden la inyección alguna de energía sobrante a la red de transporte o distribución.
  • Autoconsumo con excedentes: Al contrario que la anterior, esta modalidad sí que permite verter la energía sobrante a la red.

Por otro lado, en función de si existe uno o más consumidores asociados a las instalaciones de generación podemos decir que tenemos:

  • Autoconsumo individual: Solo hay un consumidor asociado a la instalación de generación. Es el caso más habitual de las viviendas unifamiliares.
  • Autoconsumo colectivo: Existen varios consumidores asociados a las mismas instalaciones. Ejemplos típicos son las comunidades de propietarios o las empresas de un polígono.

Productos recomendados

Ventajas del autoconsumo eléctrico

En general, optar por el autoconsumo aunque sea para sufragar parte del consumo energético habitual supone diversos beneficios tanto para los consumidores como para el medio ambiente. A grandes rasgos podemos destacar:

  • Supone un importante ahorro en la factura eléctrica. En especial si adaptamos nuestros hábitos de consumo a las horas de sol.
  • Al aprovechar fuentes de energía renovables se reduce la huella de carbono de los consumidores.
  • La generación distribuida mejorará la gestión de la demanda tanto a nivel particular como colectivo.
  • Su desarrollo estimula la creación de puestos de trabajo.
  • Su uso cada vez más extendido favorece la electrificación del transporte y la transformación de las ciudades.

Autoconsumo fotovoltaico

Basado en el uso de paneles solares para transformar la radiación solar en energía eléctrica, el autoconsumo fotovoltaico es una excelente opción para generar nuestra propia electricidad.

En los últimos años ha ganado cada vez más popularidad y haciendo que las placas solares sean un elemento cada vez más habitual tanto en entornos urbanos como rurales.

Si quieres conocer en detalle cómo funciona la generación de electricidad por esta vía puedes consultar nuestro artículo sobre energía solar fotovoltaica, mientras tanto aquí tenemos un resumen de los principales elementos que formarían parte de una instalación de este tipo:

  • Panel solar fotovoltaico: Genera electricidad a partir de la luz que reciben las células fotovoltaicas que lo componen.
  • Inversor: Transforma la corriente continua que producen los paneles en corriente alterna que es la que hace funcionar los electrodomésticos, la iluminación, etc.
  • Batería: Permiten acumular la energía para utilizarla en las horas donde hay menos radiación solar, por ejemplo de noche. Su uso es opcional.
  • Regulador: Controla tanto la generación de electricidad como el estado de las baterías para evitar descargas y sobrecargas que pueden reducir la vida útil de las mismas. No es muy común verlo en instalaciones residenciales, donde se utiliza un sistema de monitorización en su lugar.
Esquema de una instalación fotovoltaica para autoconsumo doméstico

Autoconsumo mini eólico

Es la versión doméstica de una central eólica. Se utiliza un molino de viento de pequeñas dimensiones que, gracias al impulso del viento, hace girar un rotor conectado a un generador.

Destaca frente a la generación de energía fotovoltaica en su disponibilidad es más estable independientemente de la hora del día o la estación del año.

Los elementos básicos de un sistema de autoconsumo mini eólico son:

  • Aerogenerador: Transforma la energía cinética del viento en electricidad.
  • Regulador: Como hemos visto, regula la generación de energía y el uso de las baterías para prolongar su vida útil.
  • Batería: Permite almacenar la electricidad para un uso posterior.

No cabe duda que las energías renovables han hecho posible esta nueva forma de consumir electricidad. Además, gracias a los avances tecnológicos que han hecho que los sistemas de autoconsumo sean cada vez más asequibles y la simplificación de los trámites administrativos, son cada vez más populares.

Recuerda que si estás pensando en disfrutar de todas las ventajas que el autoconsumo energético en efectoLED podemos ayudarte en tu proyecto, no dudes en contactar con nosotros.