Uno de los mayores problemas a la hora de iluminar un espacio es la altura del techo. Las estancias con techos bajos suponen un trabajo de iluminación intrínsecamente más complejo y no solo porque limitan las opciones a la hora de elegir las luminarias.

Esta vez, te enseñamos cómo elegir lámparas LED para techos bajos y, al final, te contaremos unos trucos para hacer que una estancia tenga más altura.

La problemática de los techos bajos

Que una vivienda, un local o alguna parte de ellos no disponga de un techo suficientemente alto presenta ciertos inconvenientes a la hora de elegir el sistema de iluminación.

El problema más obvio es la limitación del tamaño de las luminarias. Es recomendable que cualquier elemento que cuelgue del techo esté al menos a 2m de altura para evitar inconvenientes, principalmente golpearse la cabeza. En un techo estándar de 2.4m esto nos deja apenas 40cm para encajar una lámpara.

Diversos espacios con muebles bajos

También hemos de tener en cuenta que la dispersión de la luz va a ser menor. Como ya explicamos en otras ocasiones, la superficie que puede iluminar un punto de luz aumenta en proporción a la altura donde esté instalado.

Tener una estancia con poca altura también puede aportar sensación de agobio, ya que el espacio parece más reducido. Es por esto que, además de contar con una distribución de luz adecuada, debamos cuidar aquellos aspectos que nos ayuden a “elevar” el techo.

¿Cómo elegir una lámpara para techos bajos?

A continuación, os vamos a indicar unas pautas para elegir la luminaria más adecuada para instalar en un techo bajo:

  • Ser conscientes del espacio que tenemos disponible. Tal y como hemos dicho, desde los dos metros hasta lo que dé el techo, es todo el espacio que tenemos para la luminaria.
  • Optar por luminarias empotradas. Los downlight resultan ideales o, si no queremos complicarnos agujereando el techo, pondremos plafones que apenas ocupan espacio.
  • Limitar las lámparas de suspensión al espacio que está sobre la mesa. De esta forma, aunque estén a menor altura no tropezaremos con ellas.
  • Elegir luces con un amplio ángulo de apertura. Así la luz se distribuirá de forma más uniforme y evitaremos sombras.
  • Disponer de fuentes adicionales de luz. Los apliques o las lámparas de pie son excelentes para complementar la iluminación general.

Paredes con papel pintado de lineas verticales

7 trucos para que el techo de una habitación parezca más alto

  • El blanco y los colores claros aportarán amplitud al espacio. Aquí lo importante es que el techo sea de un color unos tonos más claro que las paredes.
  • Utiliza diseños verticales en las paredes. Igual que ocurre con las camisas, las líneas verticales harán que la pared parezca más alta.
  • Viste las ventanas desde el techo. Al utilizar cortinas largas y próximas al techo se crea una sensación de altura.
  • Cuelga los cuadros más arriba de lo normal. Es una forma sencilla y poco utilizada de engañar al ojo y crear una mayor altitud, pero evita los cuadros horizontales
  • Utiliza muebles bajos. De este modo, si damos protagonismo al mobiliario, conseguimos que el espacio parezca mucho más amplio.
  • Coloca algún espejo. Al reflejar parte de la estancia multiplicará el espacio visual y la sensación de amplitud. Ha de ser alto y estrecho.
  • Menos es más. Una máxima que en este caso se cumple a la perfección. Si recargamos el espacio, este parecerá aún más compacto.

Como veis, tener alguna habitación con el techo más bajo de lo que nos gustaría no es necesariamente un problema. Solo hay que seguir unas pocas pautas en la decoración, elegir la iluminación correcta y veremos como el espacio crece, aunque sea de forma aparente.