Escoger una lámpara para la mesa es posiblemente la decisión más importante a la hora de planificar cómo iluminar la mesa del comedor.

Para ello nada mejor que seguir unas sencillas pautas que nos servirán de guía en nuestro viaje hacía la lámpara de techo perfecta.

Forma y dimensiones de la lámpara

Tanto el tamaño como la forma de la lámpara con la que iluminemos la mesa del comedor dependerán de las características de ésta última.

Por ejemplo, si nuestra mesa es redonda una lámpara con esta misma forma circular quedará mucho mejor que una rectangular. Además, con una única fuente de luz será suficiente para iluminar la mesa por completo.

Luminarias adaptadas a la forma de la mesa

Si nuestra mesa es rectangular, una alternativa es disponer varias lámparas longitudinalmente. Por supuesto, siempre podremos elegir una lámpara alargada.

Cómo elegir la bombilla adecuada

La clave de una buena iluminación es que tanto la decoración de la mesa como los platos que vayamos a servir luzcan en todo su esplendor. Para conseguirlo es fundamental elegir una bombilla de calidad. Aunque ya hemos comentado en varias ocasiones en qué debemos fijarnos en el momento de la compra, no está de más repasar algunos puntos importantes:

  • El IRC o índice de reproducción cromática: Un valor alto, de 80 o más, es necesario para que la luz no distorsione los colores y se muestren tal como son en realidad.
  • Intensidad de luz regulable: Clave para poder crear distintos ambientes. No necesitamos la misma luz para cenar, que para jugar a las cartas y poder ajustar la intensidad nos permitirá adaptarla a las necesidades del momento.
  • LED: Por eficiencia, por durabilidad, porque es más ecológico, por el ahorro de luz que supone, porque no dan calor… las razones para utilizar esta tecnología son innumerables.

Ideas para iluminar la mesa del comedor

Más allá de colocar una lámpara en el centro de la mesa (mesa redonda – lámpara redonda, mesa alargada – lámpara alargada) podemos decantarnos por diferentes combinaciones, desde las más tradicionales hasta las más atrevidas.

Varias lámparas iguales

Si no queremos jugárnosla, colocar dos o tres lámparas iguales a lo largo de la mesa es una opción excelente.

Si buscamos transmitir orden y simetría instalaremos un número impar de lámparas, siendo tres lo más habitual.

Diferentes lámparas combinadas

Lámparas a diferentes alturas o de distintos diseños

Aquí hacemos una apuesta por el dinamismo. Al jugar con diferentes formas, colores, alturas e incluso ángulos de apertura de la luz, las opciones se multiplican. Aun así, no es recomendable variar más de dos características en el conjunto.

Evidentemente, debemos tener claro el objetivo que perseguimos con el conjunto y que el resultado se ajuste a nuestro estilo.

Bombillas vistas

Con las nuevas bombillas LED de filamento, prescindir de pantallas en la lámpara es muy habitual.

Con esta alternativa, combinar diferentes longitudes de cable no resulta tan arriesgado como con las lámparas completas.
downlight sobre mesa de comedor

Minimalismo

Si queremos un mantener un estilo plenamente minimalista, las luces empotradas son nuestra mejor opción.

Los downlight proporcionan una iluminación uniforme sin ocupar espacio. También son muy recomendables si tenemos que instalar la luz en techos bajos.

Problemas al ubicar las lámparas sobre la mesa de comedor

La situación ideal sería aquella en la que, una vez ubicada la mesa, tenemos el punto de luz en el centro de la misma. Evidentemente, aunque sea la situación idónea, no tiene por qué ser la más habitual.

Puede darse el caso en que el punto de luz esté descentrado o que simplemente no lo tengamos disponible, ya sea porque no existe o porque está muy alejado de la zona de comedor.

Punto de luz mal ubicado

En este caso, lo más simple es aprovechar la longitud del cableado de la lámpara colgante para para centrar la fuente de luz sobre la mesa. Con un poco de creatividad podemos utilizar el cable como elemento decorativo.

Lámparas para la mesa diferentes

Punto de luz no disponible

Si no tenemos un punto de luz, o está muy alejado, podemos explorar otras vías para iluminar la mesa del comedor.

¿Quién dice que la mesa del comedor se tenga que iluminar desde el techo? Atrévete a utilizar otros tipos de lámparas.

Una alternativa para iluminar la mesa es emplear una lámpara de pie o de pared, sobre todo si son de grandes dimensiones.

Por supuesto, tanto si el punto de luz no está donde debería o directamente no hay ninguno, siempre podemos desplazarlo o ponerlo nosotros mismos.

Como podemos comprobar no importa el estilo que queramos o si buscamos que la iluminación de la mesa se integre con el resto de la decoración o destaque sobre el resto. Seguro que encontramos la luminaria que se adapta a nuestros gustos y necesidades.

Si necesitas más ideas puedes consultar nuestro artículo sobre la Iluminación del salón.