El índice de reproducción cromática (IRC o CRI del inglés color rendering index) nos da un valor numérico que resume la capacidad de una fuente de luz, como por ejemplo un plafón LED, para representar los colores en comparación con la luz natural (IRC=100). En esta medida se tiene en cuenta la respuesta del ojo humano.

Cómo se calcula el CRI

El valor del CRI de una fuente de luz se calcula comparando la apariencia de una muestra de colores determinada con la que tiene este mismo rango de colores bajo la luz natural o una luz estandarizada de la misma temperatura de color que sirve como referencia. Para temperaturas de color de hasta 5000K se usa un cuerpo negro y para temperaturas más altas la luz del día. Con los resultados de cada muestra se realiza una media aritmética que definirá la capacidad global de nuestra fuente para reproducir los colores sin distorsionarlos.

muestras de color para calcular el CRI LED

Si hay algo que debemos tener en cuenta es que el índice de reproducción cromática es un promedio del desempeño de la fuente lumínica desde un punto de vista estrictamente colorimétrico y que no tiene en cuenta el espectro de la luz emitida. Esto significa que dos bombillas con el mismo valor de CRI puede que no representen los colores de los objetos de la misma forma, especialmente si son de distintos fabricantes.

Utilidad del índice de reproducción cromática

La principal ventaja que nos ofrece conocer esta medida es la de poder evaluar de forma cuantitativa la calidad de una bombilla y compararla con otras. En general, buscaremos que el CRI de nuestra fuente de luz sea de al menos 80. Si bien, en aplicaciones específicas, como tiendas o salas de exposiciones, es recomendable utilizar valores que sean incluso superiores a 90, como el que presentan las lámparas colgantes de la serie Alabama.

Comparación de diferentes valores de CRI

Otros índices para medir la calidad de la luz

El CRI, aunque es el más extendido, no es el único método disponible para evaluar cómo representa los colores una fuente de luz. Actualmente, podemos podemos destacar sobre todo el CQS y el TLCi, que explicaremos a continuación:

Color Quality Scale (CQS)

Desarrollado por el NIST (National Institute of Standards and Technology) para compensar algunos de los problemas que presenta el IRC, de hecho es una modificación del mismo. Este sistema emplea muestras de color más saturadas y utiliza el valor cuadrático medio de las muestras en lugar de la media aritmética.

TLCI (Television Lighting Consistency Index)

En este caso se reemplaza la respuesta del ojo humano por la de una cámara y se emplea una muestra más amplia de colores. El rango de valores de TLCI va también hasta 100 y nos indica si será necesario corregir el color del metraje.

Dificultad de corrección del metraje en función del TLCI.

 

En resumen, el índice de reproducción cromática de una fuente de luz nos dirá lo bien que reproduce los colores de los objetos. Cuanto mayor sea este valor, más naturales parecerán los colores que se muestren.