También conocida como brillo fotométrico, la luminancia es la cantidad de flujo luminoso que incide, emerge o atraviesa una determinada superficie en una dirección determinada. La superficie considerada se denomina, generalmente, superficie aparente, puesto que es la proyección de la superficie real sobre el plano perpendicular a la línea de visión.

Comparación entre la superficie real y la aparente.

Comparación entre la superficie real y la aparente.

¿Cómo se calcula la luminancia?

La unidad de medida de la luminancia en el sistema internacional es la candela por metro cuadrado (cd/m2). Podemos calcular la luminancia a partir de la siguiente fórmula:

parametros que definen la luminancia

Donde:

  • F es el flujo luminoso en lúmenes (lm).
  • dS es el elemento de superficie considerado en metros cuadrados (m2).
  • dΩ es el elemento de ángulo sólido en estereorradianes (sr) subtendido por d∑ desde dS.
  • θs es el ángulo entre la normal de la superficie S (ns) y la dirección considerada (d).
  • Hemos de tener en cuenta que en este caso estamos considerando un medio sin pérdidas.

Niveles de luminancia

El ojo humano se puede adaptar a distintos niveles de luminancia, pero requiere de un determinado tiempo para adaptarse a cada variación de nivel. Este tiempo depende de la brusquedad e importancia del cambio, y si este se produce por un aumento o disminución de la misma. Si aumenta, el tiempo de adaptación es menor que si disminuye, aunque el cambio sea en la misma proporción.

Distintos niveles de luminancia

Distintos niveles de luminancia

Durante el proceso de adaptación la visión se ve seriamente afectada, puede que incluso durante bastantes minutos. Esto es algo que debemos tener en consideración en puestos de trabajo donde, por ejemplo, se tenga que desarrollar una determinada actividad en un ambiente poco iluminado después de haber permanecido en otro muy iluminado. En estos casos se han de establecer periodos de adaptación en función de cada situación, sobre todo en lugares donde exista riesgo de accidente.

Como ya hemos comentado en otras ocasiones, en condiciones normales, un aumento de la cantidad de luz produce una mejora del rendimiento visual. Esto es así hasta que se alcanza un determinado umbral a partir del cual no se percibe ninguna mejora aunque siga aumentando la luminancia. Esto es especialmente útil al desempeñar trabajos minuciosos o de poco contraste.

Medición de la luminancia

Para medir la luminancia se utiliza el luminancímetro. Está formado un tubo que contiene un elemento sensible a la luz y que traduce el brillo fotométrico a una corriente eléctrica proporcional a este.

Luminancímetro

En función de la tarea a realizar en la superficie donde se realiza la medida se empleará una apertura angular determinada. Los ángulos de apertura serán pequeños en tareas de mucha precisión y, por ejemplo, para medir la luminancia media de un área se utiliza un adaptador de ángulo ancho.