Cuando hablamos de RGB (del inglés de Red, Green, Blue, en español rojo, verde y azul) estamos haciendo referencia a un sistema de composición de colores basado en la adición de los colores primarios de la luz.

Adición de color

Los colores primarios

Los colores primarios son aquellos que no pueden conseguirse combinando otros colores. Son la base de un modelo ideal para definir los colores que se basa en el comportamiento del ojo humano ante las diferentes frecuencias de la luz y sus interferencias. En algunos textos se les llama colores primitivos.

Los colores primarios de la luz son:

  • rojo con un rango de longitudes (λ) de onda de 618-780 nm.
  • verde con λ entre 497-570 nm.
  • azul que se sitúa alrededor de los 427-476 nm.

Por otro lado, los colores primarios de los pigmentos son el cian, el magenta y el amarillo que, como veremos más adelante, forman su propio sistema de generación de colores.

Rueda de los colores complementario

Los colores complementario se encuentran en posiciones opuestas de la rueda cromática

Colores secundarios

Al combinar dos de estos colores primarios entre ellos, siempre en la misma proporción, se obtienen los colores secundarios. Por ejemplo, tomando el modelo RGB como base, si mezclamos rojo y verde al 50% obtenemos el color amarillo. Si combinamos los tres colores primarios se genera el blanco.

Colores terciarios

Un color terciario, muchas veces llamado color intermedio, surge de la combinación de un color secundario con uno primario. Existe un tipo especial de colores terciarios denominados tierras, por su aspecto apagado o sucio. Estas tierras se obtienen al mezclar un color primario con su complementario secundario en la misma proporción. Por ejemplo, y siguiendo con el modelo RGB, si tomamos verde (primario) y le añadimos magenta (su secundario complementario) obtenemos un color con los tres colores primarios en la siguiente proporción: 50% verde – 25 % rojo – 25% azul.

Aplicaciones del modelo de los colores primarios RGB

Una de las aplicaciones de este tipo de modelos de síntesis aditiva se encuentran en los televisores y las pantallas de ordenador. En este caso, la pantalla se compone de diminutos cuadros (llamados píxeles, que son la menor unidad homogénea en color que forma parte de una imagen digital) y cada uno de ellos se divide en tres subpíxeles, uno por cada color primario.

imagen descompuesta en canales rgb

En iluminación se emplea este modelo para conseguir crear todo tipo luces de colores. En lugar de contar con un solo LED, tenemos tres chips diferentes, uno que emite luz roja, otro que emite luz verde y, finalmente, uno de luz azul. De este modo, jugando con las diferentes intensidades de luz de cada LED, conseguimos generar un abanico casi infinito de luces de colores. Este tipo de luces LED lo podemos encontrar en casi cualquier formato como bombillas, tiras o proyectores, por poner algunos ejemplos.

Para mejorar la calidad de los blancos se puede incluir un cuarto LED de luz blanca convencional, estos productos se denominan RGBW (de White, blanco en inglés). De este modo, la luz blanca se genera en este LED en lugar de ser la suma de los tres colores básicos.

Otros modelos de generación de imágenes en color

Existen otros métodos para definir un espacio de color con el que poder representar imágenes en color de forma. Entre ellos podemos destacar el CYMK y el YUV.

CYMK

Es un modelo, en este caso sustractivo, que se emplea en sistemas de impresión. Se basa en los colores cian, amarillo, magenta y negro. De forma ideal, este modelo y el RGB son recíprocos. Esto significa que los colores primarios de un sistema son los secundarios del otro y viceversa. En la realidad, como no se pueden conseguir ni luces ni pigmentos totalmente puros, siempre habrá ligeras discrepancias entre los resultados de un modelo y otro.

CYMK

YUV

Es el que se utilizaba en los sistemas analógicos de televisión en color y que permitía la compatibilidad con los televisores en blanco y negro. La imagen se transmite a través de tres componentes, una con los datos de brillo (luma) que es la imagen en escala de grises y  otras dos para la información sobre el color (UV). Una televisión en color recomponía la imagen a partir de las tres componentes mientras que una blanco y negro solo tenía en cuenta el luma (Y)

Representación digital de los colores RGB

En los sistemas informáticos, a la intensidad de cada una de las componentes de color se le asigna un valor. Por convenio, este valor se codifica en un byte lo que resulta en una escala que va desde 0 hasta 255. De este modo, el rojo se queda como (255,0,0), el verde como (0,255,0) y el azul como (0,0,255). Habitualmente, podemos encontrar estos valores en notación hexadecimal donde 0 se corresponde con 00 y 255 con FF.

Algunos colores en formato RGB y notación hexadecimal

Color Nombre RGB Hexadecimal
Negro (0,0,0) #000000
Blanco (255,255,255) #FFFFFF
Rojo (255,0,0) #FF0000
Lima (0,255,0) #00FF00
Azul (0,0,255) #0000FF
Amarillo (255,255,0) #FFFF00
Cian (0,255,255) #00FFFF
Magenta (255,0,255) #FF00FF
Plata (192,192,192) #C0C0C0
Gris (128,128,128) #808080