Un temporizador o timer es un pequeño aparato que abre y cierra un circuito eléctrico de forma automática y durante un tiempo determinado. De forma breve, podemos decir que nos permite programar el encendido y apagado de diferentes dispositivos de forma sencilla.

Principales usos de un temporizador

Las aplicaciones que tienen son muy diversas, a continuación te presentamos algunas de las más prácticas e interesantes.

Simulador de presencia

Una buena estrategia para evitar robos en las casas es que no parezcan deshabitadas, algo especialmente útil cuando nos vamos de vacaciones. Esto lo podemos conseguir programando el encendido y apagado de algunas luces o una radio, por ejemplo.

Casa con luces encendidas

Reducir el consumo de luz del termo

Una forma de ahorrar en la factura de la luz es evitar que nuestro termo eléctrico esté todo el día manteniendo el agua caliente. Si el termo tarda poco tiempo en calentar el agua, podemos encenderlo una hora antes de la ducha, por ejemplo.

Otra opción, si tenemos contratada la discriminación horaria, es que el termo solo se encienda durante las horas valle, cuando la electricidad es más barata.

Comida recién hecha

Este truco es especialmente práctico para la gente que le gusta cocinar mediante la técnica del crockpotting o cocción lenta. Con el temporizador podemos indicar cuándo empezar la cocción y durante cuánto tiempo. Además, podremos establecer un tiempo para calentar de nuevo la comida si fuera necesario.

cocinando

Eliminar el consumo de Stand By

Para reducir el consumo “fantasma” de los aparatos electrónicos debemos apagarlos por completo. Todos tenemos la televisión o el equipo de música en una regleta con interruptor, pero muchas veces, por olvido o pereza, no la desconectamos. Con el temporizador podemos desconectar de forma automática estos elementos durante las horas que no tienen uso.

Encender las luces del jardín

Con este dispositivo, podremos indicar las horas en las que queramos que la iluminación del jardín permanezca encendida.

Cómo programar un timer analógico

Programar un aparato de este tipo es muy sencillo y se puede realizar en tres pasos:

  1. Ajustar la hora actual del temporizador.
  2. Marcar, con las pestañas abatibles, el periodo de encendido.
  3. Enchufar.

temporizador-analogico-con-enchufe

Hemos de tener en cuenta que tanto las pestañas que indican los tramos de encendido como las marcas de las horas, señalan periodos de 15 minutos.

Por otro lado, en el lateral incorpora un botón que permite que el dispositivo se comporte como un enchufe normal.

Otros tipos de timer

En esta ocasión nos hemos visto algunas aplicaciones interesantes para nuestros temporizadores y nos hemos centrado en el funcionamiento de su versión analógica, pero existen otras opciones.

Dentro de nuestra gama de programadores y temporizadores eléctricos podemos encontrar también versiones enchufables digitales y otras (digitales y analógicas) que se instalan en el propio cuadro eléctrico, sobre un carril DIN.

Como vemos las opciones a la hora de utilizar un temporizador son variadas y aquí os hemos mostrado algunas de ellas. ¿Qué otros usos se ocurren o estáis dando a vuestros timers eléctricos?