8 pasos para ser un crack del ahorro y contribuir con el medio ambiente

Muchas veces pensamos que ahorrar y ser respetuosos con el medio ambiente no siempre van de la mano pero, en la mayoría de casos, esto no es así. Siguiendo estos 8 pasos seremos capaces de ahorrar a la vez que colaboramos en el cuidado del medio ambiente. Veremos que con unos sencillos gestos se puede hacer frente al cambio climático, reducir el impacto que causamos en el entorno y, de paso, ahorrar unos euros.

1. Sé un consumidor consciente

El primer paso es, sin duda, convertirnos en un consumidor consciente. Esto no es más que pararnos a pensar antes de actuar. ¿Realmente necesito otro nuevo par de zapatillas? ¿Es preciso coger el coche para ir a comprar o puedo ir dando un paseo o en bicicleta? Consumir de forma consciente es satisfacer las necesidades que nos van surgiendo teniendo en cuenta las consecuencias sobre nosotros mismos, aquellos que nos rodean y el entorno.

2. Cámbiate al LED

Gracias al cambio de bombillas halógenas, de bajo consumo o incandescentes a las de LED conseguimos un importante ahorro en el consumo de luz. Por otro lado, evitamos una gran cantidad de las emisiones de carbono a la atmósfera. Además, las luces LED no contienen los materiales tóxicos que las bombillas de bajo consumo tienen y son reciclables.

Hogar con luces LED
Equipar nuestro hogar con luces LED nos proporciona un importante ahorro en la factura de luz.

3. Conserva el agua

Hay muchas maneras de no derrochar agua en el hogar:

  • Podemos cerrar el grifo mientras nos lavamos los dientes o mientras fregamos la vajilla.
  • Podemos reemplazar el baño por la ducha.
  • Usar el botón ECO de la lavadora nos permite ahorrar hasta un 50% del agua y la energía con un lavado de resultados impecables.
  • Aprovechar los días lluviosos para que las plantas se rieguen es lo ideal. En el caso de que sea necesario regarlas, hemos de hacerlo en un momento donde no haga mucho sol o calor para que el riego sea lo más provechoso posible.
  • Tapar la piscina, si la tenemos, cuando no está en uso para evitar la evaporación nos evita estar rellenándola cada pocos días.

Las opciones son casi infinitas y se pueden implementar también en el jardín, la cocina, el baño, etc.

Ideas para ahorrar agua
No malgastar el agua es básico en la protección del medio ambiente.

4. Anímate a compostar

El compostaje es el proceso por el cual se transforma la materia orgánica para así obtener un abono natural. La basura que se genera diariamente en nuestros hogares tiene un 40% de materia orgánica que se puede reutilizar en forma de humus (sustancia compuesta por ciertos productos orgánicos de naturaleza coloidal) en la tierra para plantas y cultivos. Compostar en casa es muy sencillo y, en contra de lo que podamos pensar, no tiene por qué producir olores desagradables ni necesitamos un contenedor especial. Sólo necesitamos una maceta, y cualquier tipo de desperdicios de origen vegetal, que iremos poniendo en la maceta. Nos aseguraremos de cubrirlos con un poco de tierra para que no se generen olores y taparemos la maceta con un cartón o una bolsa para conservar el calor que requiere el proceso de compostaje.

Compostar en una maceta
Compostar en una maceta nos permite crear nuestro propio abono.

5. Utiliza productos reciclados

Con un poco de fuerza de voluntad podremos dejar de utilizar productos nuevos y empezar a utilizar productos reciclados como papel, tazas, botes de plástico o cristal, etc. Utilizando productos reciclados ahorramos energía, materias primas y contribuimos a reducir los residuos.

6. Opta por el comercio local

Evita coger el coche o transporte público para ir a comprar, por ejemplo, una barra de pan al supermercado. Si es posible, ve andando a la panadería de tu barrio. Aunque el producto pueda ser algo más caro, el ahorro en combustible compensará la diferencia. Además, aparte de cuidar el medio ambiente reduciendo las emisiones de CO2, colaboramos con la economía local.

7. Anímate a reciclar

Hay que tomarse el reciclaje como una costumbre. El paso más sencillo es separar los desperdicios que generamos en casa y tirarlos en el contenedor que corresponda, ya sea plástico, cartón o vidrio. Las pilas u otros elementos como los electrodomésticos, aceites, y bombillas, entre otros, se tienen que depositar en los puntos limpios.

Recilar es sencillo
Recilar es sencillo y resulta esencial para la conservación del medio natural.

8. No tires basura en la calle

Tal vez una de las cosas más sencillas de hacer y que, a veces, es la que más cuesta. Evita tirar basura en la calle o sitios públicos, pues en algunos lugares te pueden incluso poner una multa. Aguantar el papel que vamos a tirar durante unos cuántos pasos hasta la papelera más cercana contribuye a mejorar el aspecto de la ciudad.

Como ves, es muy fácil llegar a ser todo un crack del ahorro y el medio ambiente. Desde EfectoLED te animamos a que te comprometas con estos sencillos pasos que te permitirán ahorrar mientras colaboras a mejorar el entorno. Si quieres conocer más trucos para ahorrar energía en casa puedes leer este artículo con 101 consejos diferentes.