La factura de la luz. Explicada

En ocasiones anteriores ya hemos comentado cómo ahorrar en la factura de la luz tanto en viviendas como en una empresa, incluso te hemos presentado una lista con más de 100 consejos para ahorrar dinero y energía de forma sencilla. Esta vez, vamos a centrarnos en la propia factura y los elementos que la componen.

Independientemente de si te factura Endesa o quieres entender con claridad la factura de Iberdrola, por citar algunas empresas del sector, el ejemplo que utilizaremos te será de gran ayuda. Vamos a utilizar el modelo de factura, establecido por el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, para las comercializadoras de referencia que según el último listado, actualizado en octubre de 2016, de la CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia) son:

  • Endesa Energía XXI, S.L.U.
  • Iberdrola Comercialización de Último Recurso, S.A.U.
  • Gas Natural S.U.R., SDG, S.A.
  • EDP Comercializadora de Último Recurso, S.A.
  • Viesgo Comercializadora de referencia, S.L.
  • CHC Comercializador de Referencia S.L.U.
  • Teramelcor, S.L. (Melilla)
  • Empresa de Alumbrado Eléctrico de Ceuta Comercialización de Referencia, S.A. (Ceuta)

Elementos que componen la factura de electricidad

El formato de factura que revisamos a continuación es obligatorio para las comercializadoras de referencia que ofrecen suministro a los consumidores que se acogen al PVPC (Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor) o los que se benefician del bono social para consumidores vulnerables.

La factura de la luz consta de diez apartados donde se muestran de forma agrupada diferentes tipos de información:

Primera página de una factura de la luz

a) Datos de la empresa comercializadora: se incluye la razón social, el domicilio social, el CIF y el logotipo de la empresa. De esta forma es fácilmente reconocible quién nos está prestando el servicio.

b) Datos de la factura: muestra el número de factura, el importe total, la fecha del cargo y el periodo de consumo que comprende.

c) Resumen de la factura: incluye los conceptos facturados, impuestos aplicados y el importe total de la factura.

d) Datos del cliente: son los datos de la persona, ya sea física o jurídica, y la dirección postal donde se envía la factura. No tiene que ser la misma que figura como titular del contrato.

e) Información del consumo eléctrico: aporta datos del consumo en el periodo de facturación y la evolución del consumo anual, que se muestra de forma gráfica para visualizar de forma sencilla las variaciones estacionales o la tendencia en el consumo.

f) Datos del contrato: presenta los datos del titular del contrato y la principal información sobre las condiciones del suministro como:

  1. Titular y NIF del Titular
  2. Dirección de suministro
  3. Tipo de contrato
  4. Tipo de contador
  5. Peaje de acceso
  6. Potencia contratada
  7. Fecha fin del contrato
  8. Fecha emisión de la factura
  9. Código unificado de punto de suministro CUPS
  10. Teléfono gratuito de atención al cliente y reclamaciones de la comercializadora
  11. Teléfono gratuito de averías y urgencias de la distribuidora
  12. Contacto para realizar posibles reclamaciones
  13. Forma de pago y datos de la domiciliación de la factura

Segunda página de una factura de la luz

g) Destino del importe de la factura: muestra a qué se destina cada parte de lo que pagamos. Incluye el coste de producción de energía y margen de comercialización, los costes regulados (incentivos a las energías renovables y cogeneración, redes de distribución y transporte, déficit tarifario, etc.) e impuestos.

h) Detalle de la factura: esta sección explica con mayor profundidad los conceptos facturados y los impuestos. Son básicamente cinco conceptos que detallaremos más adelante.

Tercera página de la factura de la luz

i) Información para el consumidor: ofrece alternativas al PVPC tanto dentro de la comercializadora de referencia como en mercado libre, información sobre el bono social para consumidores vulnerables u otra información de relevancia para el consumidor.

j) Origen e impacto ambiental de la energía consumida: resume el origen de la energía que consumimos (carbón, nuclear, renovables, etc.) tanto a nivel nacional como de la comercializadora, y el volumen de CO2 y residuos radiactivos generados.

Qué se paga en la factura de la luz

En cada factura se nos está cobrando por los siguientes conceptos:

  • Término de potencia: es lo que pagamos en función de la potencia que tenemos contratada e incluye el término de potencia del peaje de acceso y el margen de comercialización.
  • Término de energía: los que consumimos. Viene dado por el término de energía del peaje de acceso y el coste de producción de la energía en el periodo de facturación.
  • Impuesto sobre la electricidad: es un impuesto especial que viene marcado por ley y se aplica a la suma del término de potencia y del término de energía.
  • Equipos de medida y control: el alquiler del contador siempre que no sea de nuestra propiedad. Este importe lo fija el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital.
  • IVA: que se aplica al total de los conceptos anteriores. En el caso de Canarias se aplica el IGIC correspondiente.

Tipos de contratos de luz disponibles

El tipo de contrato que escojamos es el que marcará el importe del precio de la energía, ya que el resto del importe de la factura de la luz viene en forma de costes regulados e impuestos. Así pues, tenemos tres opciones a la hora de contratar la electricidad:

Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC)

Es como la antigua tarifa de último recurso y pueden acogerse los titulares de un punto de suministro que no supere una tensión de 1 kV y siempre que la potencia contratada sea inferior o igual a 10 kW.

Precio fijo durante 12 meses

Lo deben ofrecer las comercializadoras de referencia como alternativa al PVPC. En este caso se fija un precio que se mantendrá durante el año que dura el contrato y, igual que en el caso anterior, no incluye productos o servicios adicionales.

Mercado libre

Aquí el consumidor puede contratar el suministro con cualquier operador del mercado, según los términos y condiciones que se acuerden entre el consumidor y la comercializadora.

Los consumidores que se encuentren el mercado libre recibirán la factura en el formato que marque la compañía eléctrica y no el aquí presentado, también pueden disponer de servicios adicionales que habría que añadir a los conceptos que hemos comentado aquí.

[vc_blockquote]Para comparar de forma adecuada ofertas de mercado libre hemos de tener en cuenta los servicios adicionales que ofrece cada una de ellas.[/vc_blockquote]

Esperamos haber resuelto cualquier posible duda en la interpretación de la factura de la luz. Señalar que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) dispone tanto de un comparador de tarifas como de un simulador de la factura de electricidad.