Luz cálida, fría o neutra. ¿Qué iluminación elegir?

El tipo de  iluminación juega un papel que influye en la decoración de un espacio. La luz puede afectar a la sensación que se percibe de un ambiente, por ejemplo, no es la misma luz la que buscamos en una cocina, que en el salón o en el dormitorio.

En cada zona desempeñamos una actividad y por lo tanto necesitamos tipos de iluminación diferentes que ayuden a crear el ambiente que buscamos.

Un tipo de iluminación para cada lugar es posible debido a que la luz puede variar de color y de este modo creamos ambientes más cálidos, o más fríos o simplemente, naturales.

¿Cuál es la diferencia entre luz cálida y luz fría?

Con estos términos estamos haciendo referencia a la temperatura de color de la luz. De forma resumida, podemos decir que es la sensación que percibe el ojo humano ante una luz, siendo cálida si predomina el color ámbar o fría si predomina el azul.

Esta característica designa la calidez o frialdad de una fuente de luz blanca. Un ejemplo que nos ayudará a entender este concepto es ver cómo reacciona el color de un metal según se va calentando. Cuando comienza a calentarse se vuelve rojo, luego naranja, amarillo, más tarde blanco, azul e incluso negro.

La temperatura de este metal, y por tanto la temperatura de color, se mide en Kelvin, y es a esta medición a la que debemos prestar atención cuando si buscamos una luz determinada para un espacio. Cuando compremos material eléctrico, tendremos en cuenta que los tonos cálidos son los que menos Kelvin tienen y los tonos fríos los que más.

Diferentes temperaturas de color

La iluminación LED es idónea para la decoración led para interior ya que una de sus ventajas es que no se calienta, por lo que podemos colocarla donde creamos conveniente y no dañará la base sobre la que se apoya. Además, otra de sus características es que es regulable y puede cambiar de color, esta posibilidad nos ofrece la creación de ambientes dinámicos.

Luz LED cálida o fría, ¿qué iluminación escoger?

La iluminación LED es muy versátil a la hora de decorar un ambiente, ya sean tiras de LED o bombillas LED, tenemos tres tipos de blancos disponibles:

Luz cálida LED

Se sitúa alrededor de los 2800 Kelvin (2800K). La iluminación cálida emite un color que se asemeja a una luz incandescente o halógena tradicional, tiene una tonalidad que recuerda al color del ámbar.

Salón con luz cálida

Luz fría LED

La típica luz fría presenta unos 6.500K. Aporta luminosidad, se inclina hacia los tonos de azul, como la luz que se normalmente tenemos en la cocina.

Salón con luz fría

Luz neutra LED

Alrededor de unos 4.500 K, el tono de luz se asemeja al de la luz natural. Hay zonas en las que no necesitamos luz cálida o fría, simplemente luz natural. Entonces optamos por una iluminación neutra y blanca que no altera la percepción de los colores.

Es una solución genial para zonas como, por ejemplo, el tocador donde maquillarse, una sala de pintura o el vestidor donde guardamos nuestra ropa.

Baño con luz neutra

Es cierto que todos percibimos la luz de una manera diferente y cada uno tenemos nuestros propios gustos y necesidades, aunque sí existen algunos escenarios donde solemos ponernos de acuerdo en el tipo de iluminación más adecuada.

El tipo de iluminación LED cuenta con la ventaja de que es muy versátil, tanto en la variedad de colores como a la hora de ser regulable. Existen lámparas que pueden aportar una iluminación puntual diferente a la que estamos acostumbrados.

Productos recomendados

¿Qué tipo de iluminación LED escoger para decorar mi casa?

Recurriremos a un tipo de iluminación cálida en lugares en los que buscamos una iluminación suave.  El salón (puede consultar nuestra guía de iluminación para salones) sala de estar, cocina, dormitorio o cualquier otro espacio en el que se desea una iluminación más tenue y acogedora. La luz LED cálida es más relajante para los ojos.

Escalera con tiras LED

En la cocina lo más habitual es utilizar luz fría. Si la iluminación general es cálida, añadiremos una luz fría sobre la zona de trabajo ya que al cortar y cocinar es necesario ver con claridad en lo que se está trabajando.

Cocina con luces cálidas y frías

Sin embargo, en la decoración nórdica que tanto sirve como inspiración últimamente, se prefiere apostar por una iluminación más cálida. Es una forma de buscar la calidez dentro del hogar en contraste con la temperatura, especialmente fría, del invierno. La decoración nórdica o escandinava se caracteriza por espacios diáfanos, claros, y despejados donde predomina el blanco y los elementos naturales como la madera o el hormigón. Es por este motivo, que en la creación de ambientes acogedores es la luz ámbar la que aporta la calidez.

Cocina de estilo nórdico y luces cálidas

Por otra parte, la iluminación con blanco frío tiene un aspecto más moderno y se adapta mejor a la cocina, encimeras de granito, azulejos y materiales similares.

En conclusión, la iluminación fría se adapta mejor a espacios en los que se desempeñan actividades más prácticas y la luz cálida favorece el confort de las zonas de estar. También puede combinarse ambos tipos de iluminación, por ejemplo una luz cálida en el salón de estar, pero con una luz fría auxiliar, por ejemplo en un flexo, que ilumine la zona de lectura.

Ahora que conoces el papel tan importante que desempeñan los diferentes tipos de iluminación a la hora de decorar un espacio, ¿te animas a innovar?

2 comentarios en «Luz cálida, fría o neutra. ¿Qué iluminación elegir?»

  1. Hola, ya tuve la oportunidad de leer algunas características y propiedades de la luz led que señalan anteriormente.

    Sin embargo, deseo saber con más precisión independientemente de la zona en la que me encuentre en el hogar, ¿Qué tipo de luz es la más recomendable para utilizar? dada mis condiciones perceptuales a mi edad de 60 años.

    Muchas gracias por su atención.

  2. Hola Humberto,

    Si necesitamos una luz que mejore las condiciones de visión lo más recomendable es la luz fría, que es la que normalmente recomendamos para espacios de trabajo.

    Tenga en cuenta que aunque puede suponer una pequeña mejora; esto, evidentemente, no elimina la necesidad de gafas o cualquier otra ayuda a la visión.

    Un saludo.

Los comentarios están cerrados.